Bienvenidos a este espacio donde periódicamente publicaremos los resultados de las intervenciones de conservación y restauración realizadas. Ponemos a su disposición un servicio de asesoramiento técnico donde podrá consultar sus dudas acerca de la conservación y restauración de su obra de arte. Somos especialistas en restauración de todo tipo de bienes culturales: PINTURA, ESCULTURA, PIEDRA, YESERÍAS, CERÁMICA Y REJERÍA.
Muchas gracias por su visita.

Tlfs. 652111872 -953502791
E-mail: restauro.ac@hotmail.com
Andújar (Jaén)
________________________________________________________________________________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

LA CONSERVACIÓN EN HERMANDADES Y COFRADÍAS: ¿UNA NECESIDAD REAL?

En estas fechas podemos ver el ir y venir de muchos hermanos que acuden a los actos y preparativos previos a los días de Semana Santa. Todo este movimiento gira en torno a un patrimonio de características muy peculiares y específicas: son obras cuya devoción condiciona su estado de conservación y las intervenciones de conservación y restauración que se lleven a cabo en las mismas. 


Los besamanos y besapiés suponen una tradición muy arraigada en Andalucía que evidentemente implica un deterioro. El desgaste más agresivo no es el propio acto en sí; si no el arrastre que ocasiona el pañuelo que limpia la superficie, sin mencionar la grasa y otros depósitos que se adhieren a la superficie policroma.


En otro articulo ya se mencionaron los graves deterioros que suponen los cambios de vestuario. La mayoría de las imágenes no presentan protecciones adecuadas para evitar los temidos alfilerazos que ocasionan importantes abrasiones en la policromía. 


Del mismo modo es importante destacar las manipulaciones y traslados al paso procesional. Es fundamental el uso de guantes de algodón o latex; así como manipular la talla por las zonas más contundentes, el uso de carros de transportes y aquellas medidas que garanticen un traslado seguro y sin incidentes. 


Por otro lado, los desfiles procesionales suponen una alteración de las condiciones microclimáticas en las que se encuentra la imagen. Se producen variaciones de humedad relativa y temperatura, tensiones por movimientos bruscos, el hollín que se deposita procedente de las velas...etc. Un número destacado de imágenes analizadas en el taller determina condiciones inadecuadas para procesionar: brazos articulados que no cumplen su función, separación de piezas, desprendimientos de policromía, sujeciones deficientes al paso y otros deterioros comunes. 


Otro aspecto a tener en cuenta son las tareas de conservación y  mantenimiento. Nos parece básico aconsejar al creyente en unas nociones básicas para la limpieza superficial, la adopción de medidas para controlar la humedad y temperatura, detección de deterioros...Desgraciadamente el desconocimiento de muchos; así como el atrevimiento de otros, han derivado en verdaderos atentados contra el patrimonio como limpiezas agresivas, aplicación de productos inadecuados (caseros, de droguería, cosméticos) y otras medidas que se aconsejan como recetas universales. Por este motivo insistimos en la importancia de contactar con personal titulado en conservación y restauración; que es el único que puede garantizar la calidad en los trabajos.


En plena crisis económica; y lógicamente con la situación actual, muchas hermandades han optado por abandonar los proyectos de conservación y restauración. Existen hermandades que no pueden acometer proyectos por falta de recursos económicos y otras tantas que evitan cualquier proyecto de cierta entidad por estar "mal visto" en la situación actual. A ello se suman hermandades donde se potencia el ocultismo y el "no tocar" por miedos infundados.



El gran afectado de toda esta situación es un patrimonio que lejos de la realidad; muchos consideran eterno o indeteriorable. Ante todo las hermandades y cofradías no deberían olvidar las revisiones cada cierto tiempo; para  determinar la necesidad de tratamientos que pueden llevarse a cabo en un futuro próximo, adecuando el uso procesional al deterioro que presente y organizando los medios para sufragar los costes económicos. Son en estos momentos cuando  un grupo de tales características puede trabajar coordinadamente y hacer gala "de vida en hermandad".


Asimismo existe la idea equivocada de que una restauración supone un coste económico extraordinario. En este sentido hay que insistir que los presupuestos van en función del deterioro de la pieza. Este desconocimiento frena la iniciativa de los hermanos para solicitar un estudio que desde un principio no obliga a nadie a actuar; pero si nos enseña a concienciarnos de un patrimonio que necesita una mínima atención por parte de sus hermanos.


Podemos comparar los gastos derivados en flores, bandas y otros menesteres y nos daríamos cuenta que la conservación y restauración supone un coste ínfimo y con repercusiones muy positivas a corto y largo plazoEn cualquier caso un ramo se coloca y se marchita; mientras que lo que representa la imagen siempre debe pervivir en el tiempo.

1 comentario: